Alfombra Roja de los premios Grammy 2012: Lo bueno, lo raro y lo feo

Considerados como “los óscares de la música”, los premios Grammy son los más importantes dentro de esa industria. Hace unas décadas, los nominados asistían lujosamente engalanados para recibir tal honor. Sin embargo, el show business se alimenta de rebeldía y polémica, y muchas veces los artistas se concentran más en llamar la atención que en lucir bien. Es por eso que, a diferencia de los más formales premios de cine, en esta alfombra todo puede pasar. Es justamente por esta característica especial que es casi imposible hablar de mejores y peores vestidos. En esta nota revisamos los looks más destacados de las estrellas en la entrega de los premios Grammy 2012.



Alfombra Roja de los premios Grammy 2012: Lo bueno, lo raro y lo feo

Lo bueno

Algunas de las asistentes se siguen tomando en serio esto de lucir perfectas en una premiación y aprovechan para mostrar sus mejores galas. Una de las más admiradas por su look fue la joven Tylor Swift, con un vestido largo y etéreo en color piel con apliques dorados de Zuhair Murad. Si pensabas que un vestido negro era aburrido, acá llegó Rhianna para desmentirlo. La belleza de Barbados lució impactante con este modelo de seda personalizado de Giorgio Armani, completando con accesorios dorados y melena leonina. La británica Adele, una de las más nominadas de la noche también lució espectacular con vestido negro de Giorgio Armani con mangas tres cuartos de longitud y cubierto de lentejuelas negras, velada por una capa de una delicada malla negra. Otra que sorprendió fue Kelly Osbourne, ya que se mostró muy bien vestida con un modelo dorado y plateado de de Tony Ward, de caída pesada con pliegues y un hombro descubierto. Además cambió el nada favorecedor pelo platinado por un lila más juvenil.

Lo raro

Como dijimos, hay algunos artistas que se guían por aquello de “No hay mala publicidad”, y con que hablen de ellos ya están contentos. Después de todo, así hizo carrera Lady Gaga, y por lo visto hay quienes quieren seguirle la huella. Es más, Lady Gaga ha estado “discreta” con este modelo de viuda negra de Versace que la cubre de redes. Más extravagante estuvo Sasha Gradiva, quien a su adorable vestido rosa le agregó como accesorio un brazo mecánico armado al estilo Robocop. Nicki Minaj eligió aparecer disfrazada de Caperucita Roja con este Versace y encima llegó del brazo de un hombre personificando al Papa. Y siguiendo con los personajes, Katy Perry parece haber quedado en su papel de Pitufina, ya que llegó con un vestido de Elie Saab color celeste merengue y el pelo teñido al tono.

Lo feo

Pero también hay atuendos inexplicables que ni siquiera pasarán a la historia. No son demasiado exagerados, no dejan una marca… son simplemente feos. Empecemos con Fergie y este vestido naranja de Jean Paul Gaultier Haute Couture. Todo encaje y sólo la ropa interior cubriendo sus intimidades ¿Pueden creer que llevó a su madre como acompañante? El ícono de los ´80 Cyndi Lauper quiso mostrar un look gótico, pero sólo logra parecer recién salida de un psiquiátrico. La cantante sueca Robyn con una falda blanca que le marca la barriga, una blusa metida por dentro y los viejos borceguíes… simplemente nada funciona en su look. Finalmente,  Bonnie Mckee con un extravagante vestido corto de impronta futurista, detalles en amarillo y… pompones amarillo canario que caen a ambos lados hasta el suelo. No esperen ver nada parecido en la entrega de los Oscar.







Puede Interesarte


Comenta este articulo