Los hombres también se lucen en la alfombra roja

En la 68° entrega de los Golden Globe, también tuvimos la oportunidad de observar la última moda en cuanto a los hombres vestidos de gala. Si bien siempre es un poco más aburrido observar la moda masculina, que muchas veces no sale del smoking negro, hay algunos detalles a observar, y datos de lo que se debe y no se debe hacer para lucir espectaculares en estos eventos.

Como era de esperar, muchos de los nominados, presentadores y acompañantes de la antesala de los Oscars decidieron apostar a lo seguro y se presentaron con el clásico smoking negro, con camisa blanca y corbata de moño o “pajarita”.



Los hombres también se lucen en la alfombra roja

Sin riesgos, es la fórmula perfecta para lucir elegante, aunque no se lleven todas las miradas. Acá vemos, impecables, a Mark Wahlberg con un elegante y clásico esmoquin de Giorgio Armani; Edgar Ramírez; Alec Baldwin; Colin Firth; y Jake Gyllenhaal vestido por Burberry.

A este mismo look, se le puede añadir una dosis de originalidad con pequeños detalles para personalizarlo. Así, por ejemplo, Brad Pitt lució su smoking de Tom Ford peinado a la gomina y con gafas de sol; James Franco también dio su toque al smoking Gucci con una pajarita angulosa que perece un murciélago; en tanto, el detalle en el smoking de Ferragamo que lució Ryan Gosling estuvo en la elección de una tela más brillante y los botones perlados de la camisa.

Otra opción que, aunque menos elegante, aporta jovialidad, es la de optar por el traje con corbata. Así lo eligieron Zac Efron (de Calvin Klein); Jesse Einsenberg (Dolce & Gabanna); Michael Douglas y Robert Pattinson, que además abandonó el negro para optar por el azul marino de Gucci.

De una u otra forma, una buena manera de aportar elegancia es la elección de un atuendo completamente negro. Christian Bale (Dolce & Gabanna), Marc Anthony (Gucci) y Jeremy Renner optaron por este look.

Finalmente, algunos de los que se atrevieron a innovar, con mejores o peores resultados: Robert Downey Jr. optó por un traje gris satinado de Prada, que acentuó con la corbata y el pañuelo rojo. Aunque algunos opinaron que no era lo suficientemente formal, lo cierto es que una brisa de originalidad y se ve genial. Johnny Deep eligió un elegante smoking de Ralph Lauren, pero para lucir sin corbata, a cuello abierto y con una cadena de oro, resaltando su habitual look desaliñado. El joven Justin Biever se presentó con un traje de Dolce & Gabanna, pero rematado con zapatillas deportivas, aunque se ven bastante costosas. Desató algunas críticas, pero lo cierto es que por su edad puede permitirse estas licencias, y hasta quedan bien.

Otros se atrevieron a la originalidad, pero con resultados bastante nefastos, como es el caso de Seal con un traje satinado combinado con zapatos con detalles marrones y la camisa muy desabrochada. Es inusual que la glamorosa pareja que forma con Heidi Klum tenga a ambos entre los peores vestidos de la noche. Por otro lado, Kevin McHale no pudo despegarse del rol geek que desempeña en Glee y llegó con un saco a lunares de solapas anchas que, sumado al peinado y las gafas, parece que estuviera llamando a los bullys a golpearlo.







Puede Interesarte


Comenta este articulo