Cepillo inteligente de Kérastase que detecta la calidad del pelo

La firma L’Oreal se asoció con Nokia Withings para dar vida al primer cepillo inteligente que es capaz de monitorear e identificar la calidad del cabello mientras se lo utiliza, el Kérastase Hair Coach.

Este revolucionario invento fue recientemente presentado en la feria tecnológica Consumer Electronics Show en Las Vegas (CES) 2017, y recibió el Premio Internacional a la Innovación.



Cepillo inteligente de Kérastase que detecta la calidad del pelo

El cepillo Kérastase Hair Coach tiene una mezcla de cerdas de nylon con pelo de jabalí, y está equipado con un micrófono y una serie de sensores que identifican la calidad del pelo, detectando la sequedad, puntas abiertas, quiebre, etc. Por otra parte, pueden identificar si el cepillo se está usando en cabello seco o húmedo.

Dispone también de un acelerómetro y un giroscopio que analiza los patrones de cepillado del usuario, además emite unas vibraciones cuando el cepillado es demasiado fuerte y dañino para el cabello.

Como obviamente no podía faltar, el Kérastase Hair Coach cuenta con una App para el móvil que recibe los datos aportados por el dispositivo. La aplicación se sincroniza de forma automática a través de Wi-Fi o Bluetooth, y toma las condiciones climáticas del momento (humedad, temperatura), posteriormente da un puntaje de calidad del pelo, consejos personalizados de cuidado y recomendaciones de productos.

Cabe destacar que esta novedosa herramienta de alta tecnología no es para nada barata, se ha lanzado con un precio inicial de 200 dólares por venta online y en tiendas oficiales de Kérastase.

Ahora bien… ¿realmente necesitamos de un cepillo que nos diga cómo se encuentra nuestro pelo? ¿O el mismo enredo constante, frizz, porosidad y puntas abiertas son suficientes indicadores de la salud capilar?

La única funcionalidad que, a mi parecer, puede ser de utilidad es que este cepillo alerta cuando estamos maltratando el cabello y da opciones de tratamiento (obvio que de Kérastase, o sea que nada baratos).

Habría que evaluar si merece la pena gastar 200 dólares por el cepillo más otros tantos en tratamientos capilares. Yo lo pensaría bastante…







Puede Interesarte


Comenta este articulo