Colección crucero 2012 de Burberry Prorsum by Christopher Bailey

Estamos en época de las colecciones crucero o resort, aquellas que presentan los diseñadores entre temporadas. La novedad en este tipo de prendas de entretiempo es la nueva colección de Burberry Prorsum, al mando del diseñador Christopher Bailey. Si bien tiene un aire más bien otoñal, con mucha gabardina, colores neutros y faldas tubo, los estampados tribales y las sandalias con cadenas aportan un poco de calidez a la colección.

A pesar de que la colección Otoño Invierno de la tradicional marca inglesa estalló en colores brillantes, la propuesta entre temporadas viene en tonos mucho más apagados: colores tierra, camel, beige y arena reinan en esta colección, en la que también se encuentran morados, verde oliva, azul profundo, bordó y el omnipresente negro, elevados con detalles y combinaciones en colores más alegres, como amarillo, naranja, rojo, verde y turquesa. Tribales, patchwork, rayas y geométricos son los estampados que se pueden ver en esta colección, pero siempre equilibrados con los colores lisos.



Colección crucero 2012 de Burberry Prorsum by Christopher Bailey

Además de los efectos más lujosos de materiales como el satén y de la rigidez sensual del cuero, los novedosos estampados añadieron un toque de Hollywood a la propuesta en que Christopher Bailey demostró que Burberry Prorsum sigue hacia una estación de lujo y glamour vintage.

Como buena colección de entre temporadas, se encuentran elementos más adecuados para afrontar el frío junto a otros más frescos, si bien esta es una colección mucho menos “primaveral” comparada con las crucero de otras firmas. El trench tan característico de esta firma, acompañado con faldas lápiz, cinturones anchos, pantalones y sweaters de tejidos livianos, con botas y botines, parecen la combinación ideal para afrontar el otoño en la ciudad. Sin embargo, también hay elementos primaverales, como vestidos vaporosos, y sandalias planas al estilo africano.

El aura que rodea a la colección recuerda los uniformes británicos de los años 30 y 40. El toque militar se presenta con moderación, en sobretodos y abrigos de bolsillos utilitarios, grandes solapas y cinturones. Sin embargo, está muy bien integrado con una huella urbana, especialmente en las siluetas ajustadas y la feliz combinación de colores y texturas.

Se trata de prendas cómodas, elegantes y con mucho estilo para una mujer moderna, que en conjunto componen outfits espectaculares, y cada una individualmente puede usarse para aportar sofisticación a cualquier atuendo.







Puede Interesarte


Comenta este articulo