De las calles a la pasarela: cómo las tendencias urbanas llegan a la Alta Moda

En los últimos años, términos como “streetstyle”, “bloggers” y “cool hunters” se han convertido en básicos dentro del léxico del mundo de la moda. Tal vez no sepas qué significan estos términos o quiénes son estas personas, pero son responsables en buena medida de la ropa que estarás comprando cada nueva temporada. Gracias a estos nuevos mecanismos, la  dinámica de la industria está cambiando: A diferencia de lo que solemos pensar, ya no son solamente los diseñadores quienes deciden cuáles serán las nuevas tendencias, sino que también incorporan tendencias nacidas en la calle, de manera que se genera un ida y vuelta entre diseñadores y consumidores.



De las calles a la pasarela: cómo las tendencias urbanas llegan a la Alta Moda

Literalmente, el término “streetstyle”, significa “estilo callejero”, pero este concepto va mucho más allá. Se trata de una tendencia que comenzó con la masificación de los blogs en la web, donde amantes de la moda, pero gente común y corriente, se ha dedicado a compartir con el mundo los diversos estilos, looks, accesorios, y prendas que logran captar en la calle, recorriendo la ciudad, visitando los lugares más in o asistiendo a eventos top, donde mucha gente suele sacar a relucir sus mejores prendas y combinaciones. Lo más interesante es la retroalimentación que logran con quienes visitan sus sitios, creando una comunidad fiel que opina, entrega ideas y se inspira en los contenidos que se publican.

Pero la tendencia ha crecido tanto, que no se queda allí: cada vez más marcas tienen en cuenta las opiniones que se generan en este tipo de publicaciones, atentos a lo que la gente busca en cada temporada para incorporarlo en las nuevas colecciones.

La marca “Mango”, por ejemplo, convocó para lanzar su colección europea primavera-verano 2011, a las 7 “bloggers” más influyentes del viejo continente. Y la revista “Time” llegó a considerar al blogger Scott Schuman de “The Sartorialist” como una de las 100 personalidades más influyentes en la moda.

Paralelamente, ha ido ganando relevancia la actividad del “cool hunter” o “cazador de tendencias”. Es aquél capaz de saber, con antelación, qué será lo que creará tendencia, qué será lo que todos querremos llevar y  por tanto, lo que mejor se venderá. Su función es la de identificar estilos punteros y minoritarios a empresas que serán capaces de que el palpito del cazador se convierta en realidad. La calle, naturalmente, es el sitio de donde abrevan estos especialistas.

Cada vez son más los diseñadores que admiten estar atentos al estilismo de la calle para realizar sus creaciones, y estos dos medios son ideales para mantenerlos al tanto. Un buen ejemplo de lo que venimos diciendo es el reciente protagonismo que adquirieron sobre las pasarelas los pantalones “harem”: moneda corriente en ferias hippies, empezaron a ganar la calle con looks un poco más cuidados y finalmente fueron incorporados en colecciones de los más distinguidos diseñadores, como Ralph Lauren, Givenchy, Chloe, y Alexander McQueen.


Sin embargo, este fenómeno, aunque ahora es más frecuente, no es inédito en la era pre internet: las chaquetas de cuero son un claro ejemplo de prendas que primero se popularizaron en la calle y luego fueron incorporadas y reinterpretadas por los modistos. Por otro lado, existen casos como el de Bill Cunningham, un precursor cazador de tendencias que ya lleva más de 50 años fotografiando a gente de la calle para ilustrar su columna de moda en el Chicago Tribune.







Puede Interesarte


Comenta este articulo