El exponente grunge de la moda: Marc Jacobs

Marc Jacobs es una figura conocida y admirada en el mundo de la moda. No sólo está al frente de los diseños de Louis Vuitton e impuso sus famosas carteras con el ideograma de la marca, sino que desarrolla sus propias líneas con increíble talento y éxito. Curiosamente, es uno de los pocos diseñadores que se destacan por sus trabajos en accesorios más que en ropa.

Marc nació el 9 de abril de 1963 en la vibrante ciudad de New York, y tenía sólo 7 años cuando perdió a su padre. Su madre lo envió a vivir con su abuela, quien le enseñó a tejer. Hoy, él la considera como la mayor influencia de su vida.



El exponente grunge de la moda: Marc Jacobs

Cuando tenía 15 años, comenzó a trabajar en el depósito de la boutique Charivari, y fue allí que conoció al diseñador Perry Ellis, a quién admiró desde el primer momento y le inspiró confianza para pensar en su propia carrera. Jacobs tuvo la oportunidad de estudiar en la Parsons School of Art and Design y en 1984 ganó el premio Perry Ellis Dedal de Oro. Marc tuvo la oportunidad de diseñar una colección para este diseñador, pero fue considerada tan radical que terminaron despidiéndolo en 1992. Paradójicamente, Jacobs ganó meses después el premio Diseñador del Año otorgado por el Concejo Americano de Diseñadores de Moda.

En 1994 lanza Marc Jacobs como marca, con la ayuda de las supermodelos Naomi Campbell y Linda Evangelista, que hicieron las publicidades sin cobrar. Presentó su colección como “ropa para mujeres que traen el tocino a casa, y además lo saben freír en la sartén”. En 1997 fue contratado como Director Creativo de Louis Vuitton y su mayor aporte a la casa de moda fue introducir colecciones prêt-à-porter.

Además de su puesto en LV, Marc Jacobs aún lleva adelante la firma que lleva su nombre. Así hoy en día nos ofrece carteras, bolsos, gafas, relojes, sombreros, accesorios, perfumes, ropa y zapatos. En todas sus líneas vemos ciertas marcas propias como los diseños en capas, los colores brillantes, los detalles en tamaños XL, líneas, estampados y, sobre todo, su sello personal tan atractivo.

Por María del Mar







Puede Interesarte


Comenta este articulo