Jessica Trosman cerró el BAF Week con aires futuristas

La colección otoño – invierno 2011 de Jessica Trosman se denomina “Control creativo condenado a colapsar”, y se inspiró en un libro que muestra modelos de trajes que llevaron los astronautas desde el 69´ hasta la actualidad. Texturas superpuestas, siluetas XL, vestidos, pantalones y chaquetas en varias versiones nada tracionales, el metalizado como protagonista de esta colección espacial que incluso presentó un novedoso material, fueron los protagonistas de este desfile con el que cerró la Buenos Aires Fashion Week Otoño – invierno 2011.

Trosman presentó una pasarela con poca iluminación, en donde trabajó siluetas con mucho volumen, bien abrigadas, texturas con latex, una estampa similar a la tierra en vista aérea e introdujo un nuevo material llamado puffy que se infla con calor y genera más volumen.



Jessica Trosman cerró el BAF Week con aires futuristas

Nadie trabaja las texturas y la moldería tan experimental como ella, es creadora de nuevas siluetas que ya son todo un boom en Japón. La colección se expresó en dos líneas diferenciadas: Una apostó más al cuerpo y a las formas con leggins, chaquetas entalladas y vestidos largos; la otra se orientó más hacia lo amplio. Ambas son de construcción compleja, combinó prendas de texturas rústicas y pesadas con otras más livianas y suaves, pero el detalle que marcó la diferencia fue el mix de texturas en una sola prenda.

La paleta elegida fue definitivamente oscura y monocromática, basada en negros, grises y tostados.El dúo blanco-negro fue infaltable. Se destacaron los monos, vestidos de hombros descubiertos y abrigos de patchwork. Presentó también tapados largos hasta el suelo y sacos de piel con dobleces, dando mucho volumen a las prendas. Las pecheras de cuero de pelo largo tuvieron su espacio, dando lugar al “look Yeti” que se verá mucho en el invierno más crudo. Se vieron también palazzos y vestidos de géneros etéreos, muchos de ellos con apliques de látex.

La pieza que sin lugar a dudas llamó más la atención fue un vestido que dejaba entrever la mitad del trasero de una de las modelos. La clave de la colección está en unir tecnología con naturaleza. Esto se tradujo en un juego de texturas, rústica, minimalista, pero a la vez moderna.


Jessica Trosman estudió diseño de indumentaria en Miami,  fue consultora de Ona Saez y Kosiuko y a fines de los ´90 formó la sociedad Trosmanchurba, junto con Martín Churba. Desde 2002 con marca propia, Trosman no sólo vende prendas en el exterior, sino que también su marca fue vendida al grupo empresarial dueño de la marca Ayres.







Puede Interesarte


Comenta este articulo