Karl Lagerfeld: el multifacético gigante de la moda

En 1965 Karl Lagerfeld entró a trabajar en Fendi y en 1983 en Chanel. Hoy, a sus 77 años, dirige las dos casas de moda y cuenta con su línea personal. Con sus característicos lentes oscuros, guantes de cuero, cola de caballo y su tradicional vestimenta en blanco y negro, es la imagen del último de los grandes de la moda formados en la era dorada de la alta costura parisiense, siendo sin duda alguna uno de los más influyentes y exitosos dentro de esta industria.

Su vida se divide en dos destinos: Milán y Paris. La mítica casa de moda italiana Fendi confió su destino a este diseñador, quien convirtió el arquetipo de la mujer italiana en un ser elegante, intelectual y colorida, brindándole  abrigos en procesos de corte y secado complejos y accesorios inolvidables.



Karl Lagerfeld: el multifacético gigante de la moda

En Paris mantiene a su vez dos rumbos: en Chanel, su misión es la de preservar el legado de la marca de acuerdo a los lineamientos de la mítica Cocó. Y en su proyecto Lagerfeld Gallery nos muestra lo que usaría si fuese mujer.

Como si todo esto fuera poco, es coleccionista, fotógrafo, diseñador de interiores e ícono de la moda. Sabiendo cómo adaptarse al cambio, siempre está en constante movimiento ya que no le interesa el pasado. Se inspira de todo, solo con la norma de mantener siempre los ojos abiertos, un genio que plasma la elegancia, mezclando la sencillez sin perder el estilo y la feminidad. Lagerfeld ha conquistado las pasarelas más importantes del mundo y ha puesto su nombre en un pedestal entre lo clásico y lo moderno.

El káiser de la moda nació en Hamburgo, Alemania en 1938, y se mudó a Paris a los 14 años. A los 17 consiguió trabajo en Pierre Balmain, tras ganar un concurso en el que compitió contra el que sería su eterno rival arriba y debajo de las pasarelas: Yves Saint Laurent. Desde allí se hizo un nombre como creador independiente, colaborando con una variedad de diferentes casas de moda como Chloé.

Desde el inicio de sus días como diseñador, el nombre de Karl fue sinónimo de controversia. Ya fuera desnudando estrellas porno o diseñando vestidos con las más extravagantes ideas, Lagerfeld siempre buscó que lo reconozcan como un diseñador para el que el límite es sólo la imaginación.

Tras la muerte de Cocó en 1971, el legado Chanel pasó a diferentes manos pero no supieron encontrar el rumbo, y cuando en 1983 Karl se hizo cargo de la casa de moda, estaba frente a un abismo. Su estilo impecable le ha devuelto la vida a la firma modernizando su clásico estilo. Desde la entrada de Lagerfeld en el imperio Chanel, todas sus colecciones han sido perfectas y han tenido gran acogida entre los seguidores de tendencias.

Lagerfeld es conocido por su gusto y costumbres elitistas, de una excentricidad a veces snob, que no duda en mezclar con guiños a la cultura de consumo. Produjo piezas legendarias como un traje de baño del que brota agua, un vestido imitando un automóvil, y un sinfín de sombreros excéntricos.

Su carrera como fotógrafo empezó en 1987 cuando, disgustado por el trabajo para las campañas de Chanel, fue retado por el director de imagen de la marca a hacerlo por él mismo. Su trabajo abarca campañas de publicidad, portadas, moda, trabajos personales, etc.
“Karl Lagerfeld es el director creativo de Chanel y disfruta de un contrato a largo plazo, el cual es absolutamente no cuestionable“, dijo Chanel a la agencia Reuters recientemente. El diseñador ha dicho claramente que está en contra de retirarse y que planea trabajar para siempre.

No me interesan las drogas, ni el tabaco, ni el alcohol. No siento la necesidad de paraísos artificiales”, declaró Lagerfeld. Sobre el reciente escándalo de John Galliano en Dior comentó:

Si un atleta es demasiado frágil para correr, que no lo haga. Esto es lo mismo. No te metas si tu temperamento es demasiado artístico. Creo en la disciplina“.

Además de su ocupadísima agenda, diseñó botellas de Coca-Cola Light, de la que es fanático, colaboró en el diseño de un auto (VW golf style), diseñó ropa de diario para la tienda H&M que se agotó en horas. En  2010 diseñó vestidos de novia para la marca Rosa Clará y fue el fotógrafo del legendario calendario de Pirelli 2011. Este año diseñará el vestido de novia de Lilly Allen y trabaja en un proyecto llamado “La Isla Moda“, que consiste en una isla artificial a 20 kilómetros de la costa de Dubai. Tendrá 3 hoteles de lujo, 150 villas residenciales y, por supuesto, boutiques de infarto. La primera isla dedicada exclusivamente a la moda estaría terminada para el 2014.







Puede Interesarte