Miuccia Prada: de militante comunista a magnate de la moda

La firma Prada ha sido elevada a los cielos de la moda por el público, los medios y los famosos, al punto que su nombre se utiliza como sinónimo de moda en la película “The Devil wears Prada” (“El diablo viste a la moda” en Latinoamérica) y su facturación anual supera a la del emporio Armani. Esto no parecía posible hace 35 años, cuando la marroquinería de la familia Prada parecía hundirse y la menor de sus herederos prefería actuar como mimo que preocuparse por el negocio familiar. Pero desde 1978 Miuccia Prada tomó las riendas de la empresa y logró catapultarla mucho más allá de lo que hubiera soñado su abuelo.

Fundada por Mario Prada en 1913 como Fratelli Prada, estaba dedicada a la confección de baúles, maletas y zapatos en Milán, y consiguió hacerse con una cartera de clientes en Europa y EEUU. En la década del 70, a cargo de la hija de Mario y madre de Miuccia, la marca seguía produciendo principalmente artículos de cuero, pero capeaba varios años de dificultades económicas. La competencia con otras firmas de moda similares, como Gucci, la había perjudicado bastante.



Miuccia Prada: de militante comunista a magnate de la moda

En tanto, su hija Miuccia se doctoraba en Ciencias Políticas y actuaba como mimo en el teatro Piccolo de Milán. Era miembro del partido comunista, y defensora de los derechos de la mujer. Aunque nada parecía indicar que la heredera tuviera tal sentido del diseño y los negocios, en 1978 toma las riendas de la empresa y dio un vuelco a la situación cambiando la trayectoria de la casa, llevándola al sector del prêt-à-porter de lujo. En ese entonces ya estaba de novia con Patrizio Bertelli, un empresario de La Toscana que tenía talleres de marroquinería que vivían de los encargos de Prada. Se fueron a vivir juntos y se repartieron los papeles. Ella se encargaría de los asuntos creativos y él, de los económicos.

En 1985, Miuccia presenta el que sería el clásico bolso Prada, de nailon negro. Enseguida aparecieron imitaciones que consiguieron aumentar la demanda del original. En 1989 Miuccia presenta la primera colección de prêt-à-porter, con prendas de elegancia sobria. La crítica de moda aprobó la propuesta y la popularidad de Prada subió como la espuma.

Luego llegaron nuevos frentes: una línea deportiva, otra masculina y Miu Miu, la segunda línea de Prada, algo más económica, que apunta a un público más juvenil.

En los últimos años también lanzó productos del área tecnológica, con una línea exclusiva de teléfonos con touch screen junto a LG, además de la línea de gafas, perfumes, etc.

Desde entonces Prada ha conseguido fama mundial y al mismo tiempo emanar un aura de exclusividad, reuniendo de forma emblemática los resbaladizos conceptos de “ultrachic“, “alternativo“, “intelectual” y “marca-tendencias” gracias a la creatividad de Miuccia. Y gracias a la administración de Patrizio, la firma cerró 2010 con los mejores resultados de su historia disparando su resultado neto un 150,4%, hasta un total de 250,8 millones de euros. Miuccia ha sido aclamada por el diario Wall Street journal como una de las 30 mujeres más relevantes en la escena económica europea.







Puede Interesarte


Comenta este articulo