Paris Fashion Week Otoño Invierno 2012: Valentino lejos del rojo, cerca del cielo

Pocos modistos pueden presumir de que su nombre sea la mismísima definición de un color. Y Valentino es uno de esos privilegiados que puso su apellido al rojo más famoso de la pasarela. Sin embargo, para la colección de Alta Costura otoño – invierno 2011 – 2012 presentada en la Semana de la Moda de París, los nuevos directores creativos de la firma, Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli dejaron de lado el rojo pasión (leáse, el rojo Valentino) y se decantaron por vestidos etéreos  y románticos, plenos de transparencias y colores nude. Romance y feminidad son las notas principales de este desfile donde los finos trabajos en dorado parecen sacados de los cuentos de hadas, mientras que los vestidos más etéreos y transparentes nos remiten a criaturas mágicas, ninfas y hadas. Una apuesta por la sensualidad y delicadeza con la que Chiuri y Piccioli realizan un corte respecto a la más vibrante tradición de la firma.



Paris Fashion Week Otoño Invierno 2012: Valentino lejos del rojo, cerca del cielo

Se vieron sobre la pasarela 41 atuendos tanto de noche como de día, entre ellos trajes de tweed, conjuntos de chaqueta y falda, impactantes abrigos, vestidos de cóctel y por supuesto impactantes vestidos de fiesta. La paleta de colores se mantiene ligera, con predominancia del blanco, nude y rosa palo, así como negro y gris humo. También se vieron verdes y lilas satinados, y sólo dos piezas se presentaron en el característico rojo, como para recordarnos de quién se trata, pero que poco tenían que ver con el resto de la colección. El trabajo artesanal se hace evidente especialmente en las aplicaciones en tonos dorados y metálicos pero suaves y sutiles, que acompañan siluetas delicadas con fabulosa caída.

Cachemir negro y terciopelo trenzado en el cuello, dan a los vestidos de cóctel un aire contemporáneo, con cristales incrustados y faldas de pétalos en plata. Los largos hasta el suelo y las siluetas etéreas de los vestidos de gala han sido las auténticas reinas de la pasarela. Mención aparte merece el trabajo en las espaldas, ya sea con escotes drapeados, caladuras, transparencias y hasta moños, los italianos no se olvidan de resaltar esa parte de la anatomía femenina.

Además, los brocados, los tejidos nobles, tules, aplicaciones y las incrustaciones de hilos de oro hablan de lujo y glamour, aunque la abundancia de transparencias convierte a algunos modelos en muy poco “usables” y reduce sus posibilidades de ser elegidos por las estrellas para la alfombra roja. Formas geométricas y florales apenas atenúan la casi desnudez.







Puede Interesarte


Comenta este articulo