Trabajo esclavo en la industria de la moda

A todas nos gusta la ropa pero además de ello, la sociedad de consumo nos impulsa a comprar más y más prendas para estar “a la moda”.

Tiempo atrás, cada año contaba sólo con dos colecciones, la de las estaciones cálidas y la de las frías. Pero ahora, estas se multiplicaron y además de ello, muchas firmas sacan tendencias nuevas mes a mes o cada 15 días, generando una “necesidad” en los consumidores para que adquieran nuevos productos porque los anteriores ya “no se usan”.



Trabajo esclavo en la industria de la moda

trabajo esclavo

Lógicamente que ante tremenda demanda, la producción tiene que ser capaz de solventarla, ¿y como consiguen esto?, pues empleando a millones de personas para que cumplan con arduas jornadas laborales a cambio de una paupérrima paga. Pues, a rasgos generales, así es como se genera el trabajo esclavo en la industria de la moda.

Trabajadores de países subdesarrollados son contratados por marcas de ropa multimillonarias para que cumplan extenuantes jornadas laborales, a cambio de un salario muy por debajo del nivel de vida.

Así es como se consigue una infinita cantidad de prendas a un bajo coste para el consumidor, quien no se da cuenta que con cada compra está impulsando el crecimiento de esta explotación laboral a personas que no tienen oportunidad de un trabajo digno y bien remunerado.

Las firmas “low cost” de Europa, Estados Unidos y también de Latinoamérica, son unas de las principales generadoras de trabajo esclavo del mundo. Y las personas de países como Camboya, China, India, Paraguay, Bolivia, Indonesia, entre otros, ante la imperiosa necesidad de trabajo y nula posibilidad de elección, son las contratadas por la industria textil para dicha labor.

Lo lamentable es que es tan grande la mafia que se encarga de estos negocios, que resulta prácticamente imposible frenar el trabajo esclavo. Por ello, diversas organizaciones intentan por sus propios medios el concientizar a la gente parea que no adquiera productos que son fruto de la explotación laboral textil, ya que si no hay demanda, no hay oferta.

En este sentido, el periódico noruego Aftenposten creó un reality para que tres jóvenes fashionistas viajaran a Camboya a descubrir por sí mismos, cómo es que se fabrica la ropa que usan a diario.
Los jóvenes estuvieron un mes en el país asiático bajo las mismas condiciones de vida y trabajo que las trabajadoras textiles, y esto sin duda les cambio la vida.

Además de generar conciencia, el objetivo de la campaña es denunciar las condiciones de trabajo a las que son sometidas las trabajadoras del país. Extensas jornadas laborales, intensas a tal punto que ya van más de mil mujeres que pierden el conocimiento mientras se encuentran en las fábricas.

Por otra parte, la organización holandesa Centre for Research on Multinational Corporations, y la ONG India Committee of the Netherlands, advierten sobre las prácticas esclavistas de gigantes de la moda como H&M, Marks&Spencer, Tommy Hilfiger, Timberland, Diesel, Gap, C&A, El Corte Inglés, Cortefiel, Inditex que posee Zara, y muchas más.

En cuanto a los jóvenes que viajaron a Camboya, la bloguera Anniken Jørgensen decidió organizar una campaña para denunciar lo que vio en aquellas tierras.

Ni lerda ni perezosa, sacó a la luz las marcas que están detrás de la explotación a los trabajadores textiles (como es el caso de H&M). Pero curiosamente el mismo medio que financió el viaje, le prohibió hablar públicamente sobre lo vivido y mencionar marcas, concretamente a H&M.

Afortunadamente, gracias a su fuerza de voluntad y a la fusión de la gente a través de las redes sociales, la denuncia surtió efecto, H&M ha cedido a su censura.

El salario mínimo para los trabajadores textiles en Camboya es de unos 80 dólares MENSUALES, una suma que no les alcanza para vivir con las garantías básicas de salud y alimentación.

Los contratos laborales suelen ser temporales y se van renovando reiteradamente para evitar que los trabajadores se afilien a los sindicatos, y no se los renueva si comprueban que están afiliados a organizaciones de defensa de los derechos laborales.







Puede Interesarte


Comenta este articulo

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.