Lanvin en Paris Fashion Week: belleza y austeridad

En su presentación en la Semana de la Moda de París, Lanvin presentó su línea femenina para el otoño invierno. En ella, compuesta casi exclusivamente por faldas y vestidos, se percibe un espíritu sobrio y minimalista, con colores plenos y líneas simples. Sin embargo, las formas, los vuelos, las texturas y los accesorios llevan la delantera y con ellos logró acaparar los elogios y seguir imponiendo la ropa como un objeto de deseo. Ligeramente vanguardista pero con modelos muy usables, el maestro Alber Elbaz, diseñador de la casa Lanvin, demuestra versatilidad y originalidad siguiendo e imponiendo tendencias.

Las piezas sexys y elegantes de Lanvin apuntan a una mujer moderna y chic. Para su colección otoño invierno propone la supremacía de las faldas, ya que sobre la pasarela sólo se vio un pantalón, estilo pitillo de encaje. Trajes, faldas, tops y mini vestidos son los principales protagonistas de su nueva colección.



Lanvin en Paris Fashion Week: belleza y austeridad

Los  modelos son en general strapless y de escotes asimétricos, con algún ocasional cuello ojal. Los cortes son rectos y no demasiado ceñidos al cuerpo, pero las hombreras, mangas abullonadas y volantes son protagonistas. Al ser una colección de temporada fría, no podían faltar las chaquetas, sobrias, rectas y un poco over size, y las infaltables capas, muy elegantes.

La paleta de colores se mantiene dentro de los que vienen siendo tendencias: negro, nude y camel como colores neutros; mostaza, rojo, coral, fucsia, naranja, ámbar y azul para el toque vibrante. En general utilizó colores plenos y sin estampado, aunque hubo algunos con estampado de flores grandes.

Llama la atención la combinación de diferentes texturas y tejidos, incluso en una misma prenda, como los vestidos de lana en canalé con volantes o mangas de raso. Otros materiales elegidos fueron el cuero, las pieles y el encaje.

En el calzado predominan las botas de media caña (otra tendencia importante de esta temporada), zapatos y botines de tacos muy altos y sin mucha plataforma. Los bolsos son todos de mano y de forma cuadrada, siempre a tono con el atuendo e incluso del mismo material que los guantes, otro accesorio que se destaca en esta colección, incluso introduciendo el interesante detalle de llevar una sola mano enguantada, remarcando los cortes asimétricos. El resto de los complementos fueron la impresionante pedrería de las joyas, como para contrarrestar la sobriedad de las prendas, y los sombreros, moños y tocados.

Asimismo apostó por peinados muy simples y maquillaje al natural, casi imperceptible.

Así fue el desfile de Lanvin en París







Puede Interesarte


Comenta este articulo