Paris Fashion Week: Balenciaga Otoño – Invierno 2012

Nicolas Guesquière cumple 15 años al mando de la firma española, y se muestra más indómito que nunca. Lejos de ajustarse a la receta fácil, gusta de experimentar y recorrer por diferentes caminos la silueta femenina. La colección Otoño-Invierno 2012 de Balenciaga presentada en el marco de la Semana de la Moda de París no decepciona, y une sencillez con sofisticación, donde se plantea la nueva indumentaria para mujeres oficinistas, empresarias y ejecutivas que quieren dejar una huella en la moda. De esta manera Guesquière homenajea a la mujer trabajadora, y se inspira en los 70 y 80, las décadas en que el papel de la mujer cambió para siempre el ámbito laboral. Las siluetas y volúmenes nos trasladan directamente a los 80, pero al mismo tiempo mantienen el aire futurista que viene desarrollando en las últimas temporadas, logrando looks sci-fi con materiales novedosos.



Paris Fashion Week: Balenciaga Otoño – Invierno 2012

El desfile tuvo lugar en el piso 27 de un rascacielos de París, La Tour Cristal, con preciosas vistas de la ciudad. Sus trabajadoras desfilaron al son de «Warm in the Winter» de Glass Candy y el front row estuvo plagado de rostros célebres, como Kristen Stewart y Salma Hayek, demostrando que es una de las firmas favoritas de las fashionistas.

Destacan como siempre los abrigos y chaquetas, una de las señas de identidad de Balenciaga, formando volúmenes fuertes y rígidos sobre el cuerpo femenino, con enormes hombreras ochentosas. Faldas de línea A con vuelo, pantalones altos y monoprendas son el vestuario para la empresaria ideal de la firma. También se dio paso a looks más sport, con amplios pantalones y faldas de corte asimétrico acompañador por sweaters estilo bomber y buzos de carácter kitsch futurista con guiños a íconos pop de época como Iron Maiden y Star Trek. También encontramos vestidos llenos de transparencias y muy delicados.

Transparencias se combinan con tonos metalizados y juegos de estampados en forma de Jacquard de leopardo y pitón. Pero los prints  huyen de la obviedad, y están plasmados de tal forma que dejan de parecer estampados animales para ser manchas abstractas sobre las prendas. Los pantalones y monos están confeccionados en tejidos tecnológicos, a veces acentuados con detalles de goma.

En los pantalones metalizados la arruga toma protagonismo, potenciada por el efecto tornasolado. La paleta de colores reúne tonos como verde menta, gris ostra, azul Klein, violeta, negro y rojo, con algunos toques ácidos como amarillo limón y fucsia, o de blanco hueso. Botines de neoprene en punta y guantes de cuero bicolores son los accesorios que acompañan los looks.







Puede Interesarte


Comenta este articulo