Paris Fashion Week: Chanel Otoño – Invierno 2012

La Semana de la Moda de Paris llega a su pico más alto con el desfile de la mítica casa Chanel. Para la próxima temporada de Otoño – Invierno, su director creativo Karl Lagerfeld renueva completamente el look de la firma, apuntando a un público más joven y desprejuiciado. Inspirado en el universo de los cristales, minerales y piedras preciosas, el káiser nos trae una colección futurista y exuberante. Celebrado como siempre en el Grand Palais, el desfile constó de 64 pasadas que demostraron paso a paso porqué Lagerfeld es uno de los mayores diseñadores vivos y Chanel un ícono que se mantiene en el tiempo sin perder un ápice de glamour.



Paris Fashion Week: Chanel Otoño – Invierno 2012

Para ello se recreó un universo frío, con incrustaciones de cristal que salen del suelo del escenario, con las modelos a tono gracias a unas cejas decoradas con cristalitos. Entre las modelos se encontraba la presencia protagónica de Miranda Kerr. El cubismo checo fue la inspiración para esta colección, donde se destacan los hombros grandes y una especie de color block abstracto. Una silueta de hombros rectos muy marcados, cinturas matizadas y faldas que se superponen a leggings es el nuevo look de Chanel.

La marca consolida así un estilo que ya habíamos visto delineado en colecciones anteriores y ahora toma la delantera: el outfit de tres piezas compuesto por chaqueta, falda y pantalones reinterpretando así el clásico tailleur de la marca para un público más joven. Por supuesto, no faltaron las clásicas chaquetas sastre de tweed. Las superposiciones, mezclas extravagantes de tejidos y estampados, todas parecen estar ordenadas bajo una particular geometría.

Las chaquetas se vuelven anchas y se anudan con cinturones, las mangas se cortan por debajo del codo con mucho vuelo. En algunos diseños las gasas actúan como una veladura sobre la silueta. Blusas y vestidos vaporosos van diluyéndose a medida que avanza la colección. Tampoco faltan las creaciones en lurex, como jerseys largos tipo vestido o los típicos sweaters de cuello alto. Faldas de seda transparente y vestidos largos también se acompañan con leggins por debajo. Tampoco faltaron propuestas con tejidos metalizados, algo inusual en Chanel. Completan la colección vestidos de cocktail en colores joya, y abrigos en tonos minerales.

Por otro lado, especial protagonismo tienen los estampados, que se disponen en acabado geométrico o abstracto. Los patrones geométricos se unen a los brillos mineralizados, con aplicaciones de tiras acristaladas. Telas metalizadas, transparentes gasas y lanas diversas también se acompañan de plumas y rejillas.

A medida que se desarrollaba el desfile, los tonos oscuros, el negro y el gris, van derivando a colores cálidos como el cereza, el mostaza y el púrpura. Los tonos fríos como el esmeralda y toda una gama de violetas también se combinan con grises, platas e incluso dorado.







Puede Interesarte


Comenta este articulo