Fin de temporada: cómo aprovechar las rebajas de otoño-invierno

Al acercarse al final de temporada, las casas de ropa y artículos de moda liquidan lo que no hayan vendido para dar lugar a los artículos de la nueva temporada. Éste es el momento ideal para hacerse con algunas prendas básicas que puedas aprovechar en las temporadas venideras, y también para darte algún gusto. Pero hay que tener mucho cuidado, porque en la fiebre de las liquidaciones solemos perder la compostura y hasta el sentido común: en lugar de ahorrar nos terminamos endeudando y llenamos nuestro armario con prendas que jamás usaremos. Aquí te presentamos una pequeña guía para aprovechar las rebajas de fin de temporada de manera inteligente y sin culpas, siguiendo tres simples reglas.



Fin de temporada: cómo aprovechar las rebajas de otoño-invierno

1. Busca prendas básicas

Aunque te encante ese sweater tan de moda, pensá primero si lo seguirás usando cuando esté out. La apuesta más segura en estos momentos es apuntar a las prendas básicas que componen el “fondo de armario”, que pueden combinarse fácilmente y se adaptan a las diferentes modas. El fin de la temporada invernal es ideal para buscar blazers que seguramente te servirán para la oficina, un trench que tanto te estaba haciendo falta, y unos buenos zapatos o botas abrigadas y “todoterreno”. Esto no significa que sólo debas buscar ropa “seria” y apartarte de lo cool. Camperas de cuero, boinas, poleras, jeans… éste es también el momento para comprar todas esas prendas que completan un look. Sólo tené cuidado de buscar modelos y colores clásicos y neutros, imperecederos.

2. Sé realista

Comprá sólo prendas que te queden bien y te gusten. Si el animal print no es tu estilo, no compres esa pollera con estampado de leopardo porque “está regalada”. Si ese jean te ajusta, no lo compres pensando en que la semana que viene empezás la dieta; y si te queda grande no lo compres pensando que lo harás arreglar con la costurera del barrio. Lo más probable es que queden olvidados hasta que decidas regalarlos. Comprar en liquidación no debe equivaler a desperdiciar tu dinero.

3. Date gustos, pero no te encapriches

Esos Ricky Sarkany o el bolso Gucci que te enloquecen están a casi la mitad de precio que el mes pasado. ¡Adelante! Si cumplen con los requisitos anteriores, ésta es tu oportunidad. Aunque a tu marido le sigan pareciendo carísimos, vos sabés que lo valen. Ahora, si darte el gusto desequilibra tu presupuesto de todo el mes, o si sabés que no vas a tener ocasión para usarlos, entonces quizás sea mejor esperar a una oportunidad más conveniente para vos. Las liquidaciones son para aprovechar, no para obligarte ni forzar tus tiempos alrededor de ellas.

Como últimos consejos, tratá de salir a comprar en efectivo y dejá la tarjeta de crédito en casa, para evitar excesos. Revisá antes tu placard para tener claro qué necesitás y lo que tenés para combinar. Mantenete atenta a las colecciones de invierno 2012 de Europa, que te brindan claves de lo que seguirá usándose el año que viene y lo que no.

Siguiendo estos simples conceptos vas a ver que podés aprovechar mucho más las rebajas.







Puede Interesarte


Comenta este articulo