La fiebre Camel promete continuar en 2011

Las colecciones otoño-invierno del año pasado se vieron saturadas con este “nuevo clásico” color conocido como camel, que según aseguran los expertos se han convertido en “el nuevo negro”, y de igual manera se inundaron con él las vidrieras de tiendas departamentales. Sorprendentemente, y a pesar de ser un tono más bien otoñal, se mantuvo vigente en colecciones primavera-verano y ahora nuevamente mantiene su reinado para la nueva temporada fría.

Este color tostado, bautizado como camel por evocar el tono del pelo del camello, es referencia en el mundo de la moda desde la década de los 40, cuando la moda, tras la II Guerra Mundial, se tornó sobria, y este tono fue el encargado de aportar luminosidad y una discreta nota de color a tanta austeridad.



La fiebre Camel promete continuar en 2011

Año tras año, se ha ido reinventado y mezclando con otras tonalidades de la paleta cromática hasta convertirse en el perfecto comodín que se ha ganado un lugar especial en el corazón de los diseñadores en las últimas temporadas. El tono camel es sencillo, básico, neutro, todoterreno y con ciertas reminiscencias vintage, por lo que se asegura que hoy es “el nuevo negro”. El camel es el color perfecto de las prendas de abrigo o de lana, sugiere clasicismo pero también confort. Es el color básico para resolver cualquier atuendo, ya que su calidad de neutro permite combinarlo con blanco, gris o negro, con otros colores de su gama o bien en contraste con rojos, azules, verdes, morados y casi con cualquier otro color.

Se declina en todas su versiones y se extiende por botines, cinturones, botas, bolsos de distintas versiones, zapatos, guantes, sombreros, boinas y echarpes, complementos imprescindibles esta temporada. En todas sus vertientes y para vestir de día y de noche, para accesorios y para el maquillaje, el camel es el rey. El brillo y el poderío del oro, del ocre y del cobre son admitidos de noche y preferiblemente adornados con “paillettes” y aplicaciones de piedra.

Preparate para amarlo e incorporarlo, si todavía no lo hiciste, en tu armario, ya que al parecer, tenemos camel para rato. Es recomendable invertir en prendas básicas de este color, como una chaqueta, pantalones o jerseys. Si quieres ir a lo seguro, apuesta por un look camel total, pero si te atreves a la combinación con colores contrastantes como rojo, azul o verde serás el centro de atención.







Puede Interesarte


Comenta este articulo