Logrando el estilo Pin-Up (III): peinados llenos de glamour

Si ya tenemos el atuendo y dominamos el maquillaje, sólo nos queda ocuparnos de nuestro pelo. Hay ciertos elementos que no van a poder faltar en el arsenal de una chica de calendario: laca o fijador, planchita, buclera o tenacillas, horquillas o hebillas “invisibles” y accesorios como flores, galeritas o gorritos como los de las azafatas para “vestir” al peinado.
Las chicas Pin-Up tienen dos emblemas en sus peinados: el tupé y las ondas suaves.

Logrando el estilo Pin-Up (II): maquillaje paso a paso

Como habremos visto en mujeres como Dita Von Teese, que explotan el look Pin-up como modo de vida, el aspecto final es muy parecido al de una muñeca de porcelana: piel muy blanca, pestañas postizas bien oscuras y labios rojos bien definidos.
Imitar este look es una tarea de precisión. Como primer paso, y como siempre que nos maquillamos, vamos a corregir imperfecciones con un corrector. Luego vamos a aplicarnos una base más clara de lo normal, pero no demasiado (el look es Pin-up, no vampiro). La idea es que la piel debe parecer pálida, suave y tersa.