Cómo elegir zapatos cómodos

Los zapatos que no te resultan cómodos, además de hacerte doler los pies cuando los usas por muchas horas, también pueden causar un montón de problemas a largo plazo como problemas de postura e incluso afecciones en los nervios de los pies.

En este post te enseño cómo tienes que hacer para poder elegir los zapatos cómodos sin tener que sufrir cuando los usas, ni tampoco exponerte a futuras complicaciones en los pies.



Cómo elegir zapatos cómodos

zapatos comodos

  • Elije el mejor momento para ir de compras

Para ir de compras puedes ir en cualquier hora del día, pero si compras zapatos tienes que ir justamente en los momentos claves. Por la mañana los pies están descansados e incluso puedes comprar zapatos que son angostos para ti, sin darte cuenta.
Lo mejor es ir de tarde, cuando los pies están cansados e incluso un poco hinchados, de esta forma te aseguras que el calzado que compres no te apretará cuando los uses por largo tiempo.

  • El tamaño correcto

El tamaño correcto de calzado es el que no permite que tu pie se mueva dentro del mismo, pero te da el espacio suficiente para que se sienta agradable y no apretado.

  • Considera el ancho, no sólo el largo

El secreto de cómo elegir los zapatos cómodos cuando se trata de longitud es que el zapato deje un espacio tan amplio como el dedo pulgar entre el dedo gordo del pie y la parte delantera del mismo.
No hay reglas específicas en lo que respecta a la anchura, pero hay que ser conscientes de que también es un gran problema. En caso de que el calzado sea un poco apretado a los costados, puedes acudir al zapatero para que lo ensanche un poco.

  • Zapatos de punta redonda

Si sólo amas los zapatos puntudos, que te será mucho más difícil dar con un calzado cómodo ya que este tipo de zapato tiende a ser bastante incómodo en la zona de los dedos.
Los zapatos con punta redonda son siempre más fáciles de llevar. Puedes intentar alternar entre el uso de zapatos puntiagudos con los de punta redonda y descansar los pies un poco.

  • Usa tus nuevas compras

Siempre usa el calzado que has comprado, antes de lucirlos en ese evento que quieres. Lo ideal es que los uses en casa un día entero, primero 15 minutos, después 30 y después una hora, con pausas largas entre puesta y puesta.

  • La amortiguación

Los calzados de buena calidad tienen una excelente amortiguación, pero si el par elegido no la tiene, puedes añadirla con unas plantillas. Este accesorio hace más cómodo el zapato y evita que haga doler los pies.







Puede Interesarte


Comenta este articulo